150 ultimas

ENLACES


+ vistas

varios

EXTRAORDINARIO TRABAJO DE Imagenes panoramicas interactivas. - He seleccionado solo las del BIERZO.- En la pagina de sus autores puedes ver una coleccion completa rottodigital.com
Los Ancares
Arqueología industrial
El Bierzo
Burbia
Hayedo de Busmayor
Camino de Santiago
Monasterio de Carracedo
Herrería de Compludo
Castillo de Cornatel
Las Médulas
Monasterio de Montes
Peñalba
Ponferrada
Vega de Valcarce
Villafranca del Bierzo

varios


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

El berciano Julio Mauriz publica nueva novela “Pervivir en la memoria”


de INFOBIERZO.com - DIARIO DIGITAL DE EL BIERZO - Portada
Sábado, 27 de Marzo de 2010 00:08
La editorial berciana Hontanar publica la novela Pervivir en la memoria, del escritor villafranquino Julio Mauriz Nieto. Se trata de una novela de 400 páginas cuyo argumento transcurre en Villafranca del Bierzo, durante una Semana Santa de finales de la década de los sesenta.
Julio Mauriz Nieto nació hace 48 años en Villafranca del Bierzo. En los años ochenta se prodiga con artículos en revistas de carácter cultural y esporádicamente en algún periódico provincial. Es en 1984, coincidiendo con el nacimiento del semanario Bierzo 7, cuando se encarga de la corresponsalía de la Villa por espacio de año y medio.

En los años noventa se inicia en la literatura escribiendo relatos y cuentos, publicando en diversas antologías literarias.
En el año 2002 es galardonado con el I Premio Hontanar de Narrativa Breve por su obra Tras los visillos.

En el año 2004 y de la mano de Ediciones Hontanar, publica la recopilación de relatos breves Cuando el tiempo decide, con prólogo de Antonio Pereira, que un año después sería galardonada por el Instituto leonés de cultura como “Libro leonés del año” en la modalidad de creación.
Por motivos laborales, desde 1995 reside en Ciutadella, la antigua capital de la isla de Menorca.

Pervivir en la memoria

Augusto, un hombre de 60 años, tiene un sueño recurrente que le advierte de su decrepitud sin límites y del final de su vida de acción, una vez le es diagnosticada la enfermedad del Alzheimer. La ensoñación, que evoluciona como en un cronograma, transcurre invariable en Villafranca del Bierzo, durante una Semana Santa del final de la década de los sesenta.

Tras muchos años de ausencia, Augusto desea regresar al terruño con el propósito de desterrar su otrora vida de crápula y abrazar en lo posible el estímulo de lo espiritual. Y además, causa fundamental de su viaje, está la imperiosa necesidad de reconocer a su cuñada Alicia la paternidad de un hijo de diez años, del que ella sola deberá hacerse cargo cuando él ya no pueda atenderlo a causa de la enfermedad. De esa manera, amén de humillarse ante una cuñada en exceso puritana, está dispuesto a la confesión de sus pecados y a la penitencia de desfilar en alguna procesión portando uno de los pasos de la Pasión. Pero el sueño se trunca llegada la noche del Viernes Santo, sin haber podido hacer realidad el deseo de portar alguna imagen.

A lo largo del libro, como una terapia encaminada a reverdecer los recuerdos extraviados del paciente y también los suyos propios, Alicia va desgranando el complejo periplo de su vida en Centroamérica como cooperante. Mientras en la mente enferma de Augusto sigue azuzando la idea de retornar a Villafranca del Bierzo, a fin de ejecutar, de una vez por todas, el negocio con Dios jamás concretado.